Informe Rojo

mussio la noticia en el caféLa alianza muerta y el PRI de plácemes

Mussio Cárdenas Arellano

Sobre tres máximas rota el mundo de los perredistas: candidato sin bronca no es candidato; alianza sin impugnación no es alianza, y elección sin pleito no es elección. Y así, trabados en sus eternos conflictos, descarrilaron el acuerdo con el Partido Acción Nacional para ganar el Congreso y 80 de las 212 alcaldías de Veracruz.

Rijosos, como siempre, se trenzaron los perredistas —los proaliancistas y los antialiancistas— en un interminable jaloneo hasta que este fin de semana, su consejo estatal legítimo igualó al consejo estatal espurio y desechó la alianza con el PAN para alivio y gozo del gobernador Javier Duarte de Ochoa, su controlador y operador electoral, Fidel Herrera Beltrán, y el priísmo en pleno. ¿De a cuánto? Nada es gratis en política y hasta donde se sabe, danzaron los millones y se prostituyeron los demócratas.

Arrojada al drenaje, la Alianza PRD-PAN traía a los priístas de cabeza, el sueño perdido y la angustia en todo lo alto, sabedores que el desgobierno de Javier Duarte y el desprestigio que arrastra el caudillo de Nopaltepec, o sea el sultán Fidel, reportaba índices alarmantes en la intención de voto, el repudio de la sociedad y la seguridad de que el PRI no ganaría ni un escaño en el Congreso.

Y es que no todos los días los veracruzanos se desayunan con la infausta noticia de que la deuda estatal, o sea la deuda de todos, es oficialmente de 34 mil millones de pesos y el futuro de esta y muchas otras generaciones, hipotecado, gracias al régimen de la fidelidad, a las ocurrencias bursátiles del vilipendiado Javier Duarte, a su gobierno de vergüenza, a la violencia en cada rincón, al crimen organizado impune, a las mansiones del gobernador en el extranjero a nombre de la parentela y a la complicidad de la pandilla depredadora que asaltó el poder en Veracruz.

Frente a la quiebra de Veracruz, a la pobreza y la marginación, el estado autoritario y la imposición de rufianes en alcaldías, en 2010, el escenario de triunfo de la alianza PAN-PRD prometía una tragedia para el PRI. Sus impulsores presagiaban una cosecha de 2 millones de votos, la conquista de las 30 diputaciones locales y por lo menos 180 de las 212 alcaldías de Veracruz, entre ellas las 20 de mayor potencial económico.

Pero el PRD lo echó a perder. Apenas registrada la Gran Alianza por Ti ante el Instituto Electoral Veracruzano, una corriente perredista, vinculada al ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, torpedeó el acuerdo; lo impugnó; constituyó un nuevo consejo estatal del PRD, desconoció a su líder estatal, Juan Vergel Pacheco, y llevó el caso a los tribunales. Destacaba entre ellos Manuel Bernal, también ex diputado local, el que halló los fideicomisos que dobleteaban el presupuesto de Fidel, convertido ahora en el Rey Feo de la comparsa de la fidelidad.

En la otra esquina se mantenía el grupo que favorecía la alianza con el PAN. Rogelio Franco, diputado local y líder moral de Nueva Izquierda, la tribu más influyente en Veracruz; Enrique Romero Aquino, de los Amalios, junto con Agustín Mantilla; Margarita Guillaumín, ex diputada híbrida —mitad de los Chuchos, mitad fidelista—, todos en la defensa del acuerdo con el panismo y también de su consejo estatal, reconocido por la cúpula nacional del PRD, el consejo legítimo.

Javier Duarte no fue ajeno al vodevil perredista. Su prensa, sus gatilleros a sueldo, lanzaban ataques sistemáticos para desacreditar la alianza PAN-PRD y alentaba la hipótesis de que el agua y el aceite no se podían mezclar.

En los tribunales, los consejos estatales del PRD —el legítimo y el espurio— dirimieron su autenticidad y exhibieron las miserias de los magistrados, que daban validez a lo ilegal. Si así administran justicia, por eso Veracruz es un caos.

Hace una semana, la sala regional del Tribual Electoral del Poder Judicial de la Federación, resolvió anular la Gran Alianza por Ti y reponer el procedimiento. Instó al PRD a convocar a su consejo estatal y definir si se mantenía o no la alianza. Fue el preámbulo de otro sainete.

Pese a ser conminado por la dirigencia nacional del PRD a no tomar resoluciones, el consejo espurio decidió el sábado 2, destituir al líder estatal Juan Vergel. Programó para el lunes 4 el tema de la alianza con el PAN.

Un día después, el consejo legítimo resolvió cancelar la alianza con el PAN, en una decisión que sorprendió a la cúpula perredista y al panismo en general. ¿Dónde quedaron las acusaciones que le endilgaban a sus acérrimos rivales de perredistas-duartistas, o algo más ofensivo, perredistas-fidelistas?

Su coartada fue que el PAN no sólo se había agandallado 18 de las nominaciones para el Congreso y 132 candidaturas para alcaldes, dejando 12 distritos y 80 presidencias municipales para el PRD, sino que trabajaba para que el perredismo le diera su votación el 7 de julio, día de la elección.

En ese escenario, el PRD corría el riesgo de perder regidurías en las alcaldías, obtendría menos prerrogativas económicas —los recursos asignados por el IEV— y podría perder su registro como partido político en Veracruz.

De pretextos, pues, está lleno el infierno. Hoy los priístas respiran profundo, aliviados porque solos, PAN y PRD, carecen de fuerza para ganar el Congreso y las principales alcaldías de Veracruz.

Volverán a su nivel, pepenando regidurías y las alcaldías de escaso presupuesto, en zonas marginadas, sin peso político en la entidad. No olvidaron sus máximas: candidato sin bronca no es candidato; alianza sin impugnación no es alianza, y elección sin pleito no es elección.
Mataron la alianza. Pudieron ganar, pero pudo más su vocación de perder.

Archivo muerto

Llegaron en tres autos. En silencio, como los ladrones a sueldo, sin ruido alguno, disponían de despensas, láminas, cobertores, botiquines de primeros auxilios, todo cuanto pudieron, cuanto les cupo en las manos y en los vehículos. Era la tarde-noche del jueves 28 de febrero.

De las bodegas del DIF de Coatzacoalcos hurtaron de todo. Trasladaban las huestes de Lu-pilla Porras David y Lu-pilla Félix, la señora Theurel, la esposa del alcalde de Coatzacoalcos, el fruto de su hazaña a una casa de seguridad en Minatitlán, muy cerca del centro de operaciones de Ciro Félix, el hijo y hermano consentido del clan Porras, para darle uso ahora que sea candidato del PRI a la diputación local, si es que no se le esfuma la nominación, como parece ocurrir.

O sea, róbale al DIF de Coatza y úsalo en los sueños políticos de Cirito. ¡Qué cachetones!… ¿Y dónde andaba Othón González, publirrelacionista de Elba Esther Gordillo, cuando la aprendieron al bajar de su avión en Toluca? Rey Midas al revés, el inefable Othón aparece en la entrevista que le hace Adela Micha, solícito, su valet personal, tocándola con su varita mágica para corroer cuanto tiene a su alcance.

Ahí se le observa, zalamero, entre corte y corte, en la suicida entrevista que él, con sus destellos de genialidad concertó, dicen que facturado a un millón y medio, de los que a él le tocaron 500 mil grandes.

Después de aquello, vino la debacle y su patrona paró en la cárcel. Cuentan que Othón González la acompañaba, que también lo aprehendieron, pero al comprobar que era sólo un pobre diablo, lo dejaron ir. ¿Cuántos lleva don Othón en su historial? Fidel, Duarte, Manzur y ahora Elba Esther. Malasuerte tiene el mismo efecto que el estómago…

Es marcelista, de perfil bajo, subterráneo, negado para el diálogo e incapaz de socializar. Sin mucho alarde, decora su nueva residencia en la avenida Díaz Mirón, en el centro de Coatzacoalcos, con costo de varios millones, producto de esa irrefrenable vocación para el ahorro. Para mayores señas, el agente de ventas que lo convenció de adquirir la propiedad se apellida Rosaldo…

Vaya que la osadía es grande. Brenda Manzanilla Rico no sólo sueña con ser alcaldesa de Nanchital sino que reservó para su inseparable Alfredo Garrido Flores la sindicatura. Compañeros de escapadas al cine en horas de trabajo, protagonistas del escándalo, Brenda y Garrido, ella presidenta del DIF y él subdirector, luego ascendido a director, creen en la ingenuidad de los priístas y en la memoria corta de los electores.

Ya en el pueblo se cocina el repudio para Garrido Flores, a quien no se le saben méritos ni hazañas, y Brenda lo único que ha provocado es recordar los millones que gastó su mamá, la ex alcaldesa Teté Rico en banquetas y guarniciones, proyectos de obra que recicló y cobró a precio de espanto, y el desastre financiero que urgió mano negra para maquillar tantas fugas y marrullerías.

Pareciera que Brenda no puede estar lejos de Garrido. Y es que cuando hay química, hay química… Numeralia electoral en el distrito 29 de Veracruz: al corte del 1 de febrero de 2013, se tienen registrados 226 mil 241 electores en el municipio de Coatzacoalcos; 33 mil 215 en Agua Dulce, y 20 mil 649 votantes potenciales en Nanchital.

De acuerdo con el Registro Federal de Electores, el empadronamiento no registra situaciones atípicas… hasta ahora… Le llaman Pedro Mentiras y es el artífice del incremento a la tarifa de agua a todo tipo de negocios en Coatzacoalcos.

Su nombre es Pedro Williams Tiburcio Zaamaro y es el director jurídico de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento, cuya genialidad de trepar a 500 pesos el cobro mensual predispuso a miles de contribuyentes contra el PRI, al que le aplicarán un voto e castigo en la próxima elección del 7 de julio.

Oscuro personaje, protegido del suegro incómodo del gobernador Javier Duarte, Jesús Antonio Macías Yazegey, no sólo tiene el intelecto reducido sino la lengua larga. Presume a todos que pronto tendrá notaría pública.

¿Acaso la que la pandilla Duarte-Macías le están cancelando a Enrique Aguilar Urcelay? Pedro Mentiras, que se siente ya “en las grandes ligas”, como vocifera, cuenta que su voz es oída y acatada, por encima de lo que diga el titular de CMAS, Eduardo García Luna, el convidado de piedra, porque atesora secretos legales relacionados con el Parque Tecnológico Puerto México que el mismo Tony Macías se ha cuidado de guardar…

Feliz Día de la Familia. Regalazo del PRI: elimina candados, modifica estatutos y se apresta a aplicar IVA en alimentos y medicinas. Para eso sirvió su asamblea nacional, domingo 3 y lunes 4, con una misión digna del priísmo: empobrecer aún más a las clases de abajo. Obvio, tal generosidad tendrá la reciprocidad de la sociedad que el 7 de julio, en las elecciones de Veracruz le aplicará un voto de castigo…