Al Aire

maryjose gamboaEl heredero del “pinche poder”…..

Por: Maryjose Gamboa

La línea que divide los asuntos públicos de los privados está perfectamente bien delimitada, unos y otros no deben mezclarse o ser mezclados, excepto claro, cuando el aspecto público sirve de cobijo para cometer cualquier tipo de arbitrariedad o ilegalidad en el ámbito personal. Es el caso de Javier Herrera Borunda, hijo del ex Gobernador Fidel Herrera y actual colaborador del Gobernador de Chiapas Manuel Velasco, quien valiéndose del poder y el control que su padre ejerció y sigue ejerciendo en la entidad se ha negado durante años a cumplir con las responsabilidades legales que como padre tiene con un menor, producto de una relación con una ex funcionaria de Gobierno.

Durante el último año de la administración de Fidel Herrera, una joven funcionaria de Gobierno estatal dio a luz a un varón como consecuencia de la relación sentimental que esta y Javier Herrera Borunda sostuvieron durante algún tiempo. Ni en aquel momento ni en ningún otro, Herrera Borunda quiso responsabilizarse por el pequeño, la madre como tantas más en la entidad tuvo que afrontar la situación con sus propios medios. Lo único que si pidió al nacer el niño es que este fuera registrado también con el apellido de su padre, Herrera Borunda al sentirse presionado y aprovechando el poderío de Fidel Herrera, ordenó que el propio encargado del Registro Civil de Boca del Río le extendiera al menor un acta de nacimiento falsa (de la cual se conserva copia certificada), desde ahí empezó el calvario de la madre, quien desde entonces se ha topado con toda clase de problemas para poder “regularizar” la situación legal del pequeño, hoy de más de tres años de edad.

El asunto lamentablemente no sólo se trata del reconocimiento legal del padre -al cual por cierto está obligado ya que se comprobó su paternidad a través de una prueba de ADN- o del acta falsa que se mando a expedir en su momento, va más allá, mucho más, ya que cabe la posibilidad que la irresponsabilidad del sujeto, provoque un daño permanente en la salud del niño. En Febrero del 2013 al pequeño Emiliano le fue diagnosticado Trastorno Generalizado del Desarrollo, que entre otras cosas afecta las funciones neurolingüísticas del menor. El niño después de permanecer varios meses hospitalizado en Nuevo León, fue canalizado a un centro especializado en Estados Unidos, único lugar en América en donde pueden tratar su enfermedad, y el trastorno gastrointestinal que le impide comer con normalidad por semanas enteras. A pesar de la gravedad de la situación, el padre del pequeño, Javier Herrera Borunda, se niega de manera rotunda a firmar los documentos necesarios que se requieren para obtener el pasaporte y la visa del pequeño.
Durante meses la madre del pequeño ha suplicando por esta firma, durante meses ha tenido que soportar que se deteriore la salud de su hijo de tres años sin poder hacer nada para evitarlo, durante meses ha visto como crece la posibilidad de que el pequeño no vuelva a hablar jamás porque la enfermedad sigue avanzando. No hay quien quiera oírla y mucho menos ayudarla.

“En Veracruz los niños no se tocan” repitió hasta el cansancio el populista, demagogo, arbitrario y fanfarrón ex Gobernador…. “Todo el peso de la ley para quien dañe un menor”, decía en cada oportunidad, sin embargo permitió como mandatario estatal que se falsificaran documentos oficiales, como es un acta de nacimiento para “proteger” a su hijo y permite que refugiado en su nombre el joven incumpla con un deber legal y moral. Tanto él como el resto de su familia, pueden hacer con sus vidas privadas lo que gusten, nadie está en posibilidad de juzgarles por ello, pero cuando se aprovecha el poder emanado del mismo pueblo para lastimar del modo que sea a otra persona, inmediatamente se convierte en un asunto público por el que debe responder, punto.

Al parecer la única esperanza de la madre es que ahora que el caso se ha dado a conocer a través de este espacio y que ha sido retomado por medios nacionales, el padre acceda a firmar los documentos necesarios para el traslado del menor al hospital en Austin y el niño pueda entonces iniciar con el tratamiento que le ayudara a recuperar el habla. Solo resta esperar para ver si la presión mediática logra hacer lo que ningún otro valor humano ha podido, despertar la conciencia del joven heredero de los Herrera Borunda, quien goza de nueva cuenta de las mieles del poder solo que ahora bajo la protección divina del Gobernador Chiapaneco.

Otro nivel……

Más de 130 elementos de distintas corporaciones participaron en el operativo de seguridad que se implementó para resguardar a Sofía Castro durante su presencia en el puerto de Veracruz. En medio del escándalo nacional que enfrenta el Gobierno del estado de México encabezado por Eruviel Ávila por la utilización de recursos públicos para el montaje de shows televisivos en medio de una contingencia nacional, el estado de Veracruz destina a un centenar de elementos de seguridad y vialidad para que la hija de la primera dama del país, fuera resguardada mientras se llevaba a cabo una obra de teatro en la que participa como actriz.

La nota como era de esperarse se maneja ya en medios nacionales, Veracruz al igual que 20 estados más de la República aun padece los estragos ocasionados por los huracanes Ingrid y Manuel. En algunas comunidades de la entidad la ayuda no ha podido llegar con la prontitud necesaria, entre otras circunstancias por la falta de personal para atender la emergencia, en medio de esta situación disponer de un verdadero ejército de policías y oficiales de tránsito, además de los 40 elementos del estado mayor presidencial y los veinte policías federales que ya acompañaban a la joven actriz, es simple y llanamente un exceso.

Pero si algo se puede concluir de ambas historias, es que ninguna sorprende. Esa es la manera en la que los gobernantes ejercen el poder, utilizando sin recato alguno los recursos de erario público para seguir privilegiando la vida de unos cuantos y esa, lamentablemente es la manera en la que los ciudadanos estamos acostumbrados a que nos gobiernen.