Rostro de mujer

Salvador Muñoz
Los Políticos

Es tiempo para las mujeres, claman entre ellas. Es innegable que poco a poco, exageradamente “poco a poco”, se van posicionando en diversos puestos, cargos y asumiendo estandartes que las colocan en vitrinas, algunas dignas de museo y otras tipo holandesas.

De las primeras, vitrina tipo museo, por la admiración que genera, está Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana, a la que todo mundo destaca su género más que sus aptitudes académicas, siendo éstas y su propuesta de trabajo, hemos de creer en ello, por las cuales fue designada como tal en la UV.

De las segundas, vitrina tipo holandesa (lo dejo a su imaginación), comentamos en opinión anterior, el caso de Anilú Ingram, a quien nadie le criticó su triunfo en las urnas pero todos le cuestionamos, de un modo u otro, su designación como Presidenta de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura local.

Algo parecido ha de ocurrir conforme se acerca la renovación de la dirigencia estatal del PRI tanto por quien se va como por quien se supone que ha de llegar.

Por la salida, tenemos a Erika Ayala, dirigente interina del partido, a quien le orquestaron una campaña de desprestigio que aseguraba que la dama intentaba aferrarse de cualquier modo y sobre todas las cosas a la presidencia tricolor. ¡Ni que fuera el PRI sindicato! Erika está al tanto de sus tiempos en el partido. Lo curioso es que la campaña fue orquestada por un grupo de damas bautizadas como Las Barbies.
Hoy, los agoreros citan a Erika Ayala en la CNOP.

En el caso de la que llega, se cita la versión de que Corintia Cruz podría asumir el puesto inicial de Erika Ayala: secretaria general del PRI, por lo que de inmediato la ubican en vitrina holandesa y además de ello, se le condena por su juventud, olvidando que el partido tricolor se ha caracterizado por representantes partidistas y populares muy jóvenes, como por ejemplo Gonzalo Morgado Huesca y Adolfo Mota Hernández… Conste, refiero a ellos por su arribo al poder muy jóvenes, no por sus actos.

Aunque hay otros que dicen que Corintia podría llegar a la curul si David Velasco pide licencia, pero los malvados dicen que sería más fácil hacerlo caer con una cáscara… ¡de papaya!

Quienes critican a Corintia no son las Reinis… a ella la juzgan por lo antes citado, un alto sector de jóvenes y mujeres.

Si bien, hay mujeres priistas que saben lo que es la militancia, sudar la camiseta, conocen principios y finales partidistas y apoyan hasta la muerte al partido (son más chaqueteros los hombres), hay otras que son “blof”, gustan de la “socialité” y de jamás perderse una fiesta de la “high”… Exactamente igual como ocurre tanto en las Barbies como en Las Reinis.

Pero las mujeres en estos momentos no sólo se circunscriben al ámbito universitario, partidista o del Poder Legislativo… en el Poder Judicial igual hace aire ahora que su aún presidente, Alberto Sosa Hernández, dejó escurrir su intención de reelegirse… es cuando suena ese clamor del que les contaba al inicio de estas líneas: ¡es tiempo de las mujeres!

Allí citan y recitan a dos damas para suceder a Sosa en el cargo: Yolanda Cecilia Castañeda y Concepción Flores Saviaga.

Aparentemente, quien lleva la batuta mediática es la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda después de que reflectores estatal y nacional se posaran en ella tras su lapidario “cualquier pendejo puede ser magistrado”.

Si bien suena temeraria y audaz, se percibe en ella un dejo mayúsculo de ausencia total de política, respeto y tacto que, se quiera o no, es esencial cuando se está en el Poder.

Concepción Flores Saviaga alza la mano con mesura, sin aspavientos ni alharacas. Conoce la política como a la vez el Derecho del que así bien aplica, esgrime y hace uso, hasta para defenderse del mismo Tribunal Superior de Justicia del Estado. Recuerden que interpuso varios amparos cuando la quisieron tronar y tan bien los puso, que ahí sigue. Aunque se habla de tú a tú con los distintos poderes, Legislativo y Ejecutivo, guarda su distancia y hace valer su figura, pero sobre cualquier cosa, sobre todo, respeta a sus compañeros, tengan o no las aptitudes a las que refiere Yolanda Cecilia.

Son dos mujeres, dos estilos, pero sobre todo, dos magistradas con intenciones de seguirse sumando a esa lista que poco a poco, exageradamente “poco a poco”, va creciendo de mujeres en diversos puestos, cargos y asumiendo estandartes que las colocan en vitrinas… Yolanda es temeraria; Concepción sensata; Yolanda ha hecho uso de los medios; Concepción, del Derecho… habrá que ver qué tanto en el Poder Judicial la justicia tiene rostro de mujer.

http://lospoliticosveracruz.blogspot.mx/2013/11/rostro-de-mujer.html