Informe Rojo

XOCHITL1Muestra las tetas y te contrata el gobernador

mussio la noticia en el café* El Cisne tuitero * Diatribas sin argumentos con Yunes Linares * Coatza no entregó estados financieros * El departamento de Iván y Mónica * Y el penthouse de Mariano * Renato y Erika Reyes, en el mismo lodo * En Las Choapas se avizora un fraude * Publicidad Vial, tras los contratos municipales

Con los senos al aire, las fotos sensuales, los besos al amante, el bikini, Dominga Xóchitl Tress Rodríguez se ganó el mote de “viuda alegre” que alucinaba con ser diputada federal panista, que traiciona su sangre y olvida a su amor eterno, y hoy, curada del alma, se zambulle en las fangosas aguas de la “prosperidad”.

Maltrecha en esa campaña en que decepcionó a todos —los panistas que la seguían, los familiares de su asesinado esposo— y derrotada en las urnas, Xóchitl Tress emerge como la nueva directora de Espacios Educativos del gobierno de Javier Duarte.

Dice el gobernador Javier Duarte que los nuevos funcionarios —Xóchitl, José Ruiz Carmona, Vicente Benítez y Sergio de la Llave— han demostrado capacidad y lealtad. ¿A quién? ¿Dónde? ¿Cuándo? A una la marca el escándalo, a otro la corrupción, a otros la opacidad.

Xóchitl Tress no pudo ser primera dama de Rodríguez Clara por razones de violencia y crimen organizado. Le cortaron las alas cuando su marido, Gregorio Barradas Miravete, un ex diputado federal del Partido Acción Nacional, antiguo caballerango del cacique Cirilo Vázquez Lagunes, criador de ganado y cultivador de piña, fue levantado y horas después hallado sin vida, acribillado a balazos.

Goyo Barradas sería alcalde de Rodríguez Clara. Asumiría el cargo el 1 de enero de 2011, pero el 8 de noviembre de 2010, cuando contaba con apenas 28 años de edad, fue plagiado en Ciudad Isla y llevado con rumbo desconocido. Su cadáver apareció horas después, en Tuxtepec, Oaxaca, colindante con Veracruz.

Era lavador de dinero de Los Zetas, refiere un testimonio en el juicio que se le sigue a Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40 en la Corte de Austin, Texas, en la que se condenó a otro lavador, Francisco Colorado Cessa, amigo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, a 20 años de prisión.

Un informante del FBI, dice el expediente del juicio, reveló que Goyo Barradas se negó a seguir comprando caballos cuarto de milla a Los Zetas a su nombre. Lo haría por interpósita persona.

Otro de los indiciados, Carlos Miguel Nayen Borbollas, expresó que tras esa negativa “probablemente el Z-40 mataría a Barradas por eso”, publicó El Universal, el 14 de junio de 2012.

Gregorio Barradas fue también el que desde a tribuna de la Cámara de Diputados, en 2007, cimbró al priísmo al acusar a Fidel Herrera de haber realizado una elección de Estado en Veracruz, la elección intermedia local, para apropiarse del Congreso estatal.

Diría, entre decenas de adjetivos, que en las campañas del PRI hubo dinero del crimen organizado.

En esas aguas navega Xóchitl Tress, quien en diversas fotografías aparecía amorosa al lado de Gregorio Barradas, sencilla en su atuendo, el cabello recogido, a veces con gorra, siempre en jeans, nada semejante a lo que habría de hacer y más todavía, a escandalizar.

“Siempre te amaré”, le había dicho entre sollozos, casi a gritos, al pie de la tumba, a su esposo. Con el alma estrujada, el rostro inundado por las lágrimas, Xóchitl Tress era la imagen de la devastación, la víctima indirecta del baño de sangre que aún agobia a Veracruz.

“Siempre te amaré”, decía para conmover a los barradistas, los familiares y seguidores de su marido.

Y entonces ocurrió el milagro. Xóchitl Tress se volvió un ícono. Corrían en las redes videos y composiciones gráficas con fondo musical —I will always love you, de El Guardaespaldas en voz de Withney Houston— y la historia de amor entre la joven y Goyo.

Sería pues la candidata natural a la diputación federal en 2012. Ella y el barradismo, su capital político conformado por el recuerdo del alcalde electo de Rodríguez Clara, acribillado por el crimen organizado que el fidelismo y el duartismo dejaron asentarse, transformando a Veracruz en un santuario de Los Zetas.

Iba bien hasta que el fidelismo-duartismo filtró las fotografías en que aparece con desnuda y semidesnuda. En unas es captada por el amante y otras son selfies donde Xóchitl Tress muestra en el espejo los pechos. Unas más la exhiben maquillándose el rostro en ropa interior. En otra posa el torso y los pechos que escapan del sostén.

Se besaba también con su amante, el diputado federal priista Rafael Rodríguez, esposo de la ex alcaldesa de Rodríguez Clara, Amanda Gasperín Burbarela. Y las fotos daban cuenta del romance.

Sin Embargo, portal de noticias en internet, señaló que Xóchitl Tress acusaba a Amanda Gasperín de la autoría intelectual del crimen de Goyo Barradas, pero nunca le probaron el delito.

Citaba que Amanda Gasperín y su esposo Rafael Rodríguez, eran enemigos acérrimos de Goyo Barradas y que por ahí debía investigarse el crimen. Revelaba también que el amante de la viuda le pagó a Xóchitl Tress una cirugía estética para adelgazar y que se les había visto juntos no sólo en Veracruz sino en Cancún y España.

Brotaba lodo en plena campaña. Suponíase que las fotografías las tenía Rafael Rodríguez y que su esposa Amanda Gasperín las halló, las filtró con su amigo Fidel Herrera y junto con el gobernador Javier Duarte las difundió en prensa nacional.

Derrotada en las urnas, vencida por la fidelista Regina Vázquez Saut, ex alcaldesa de Acayucan e hija del cacique asesinado Cirilo Vázquez Lagunes, Xóchitl Tress no sólo quedó viuda. Perdió al amante, fue repudiada por los barradistas y el PAN se olvidó de ella.

Resurge ahora con el Síndrome de Estocolmo. Ama a sus verdugos políticos, los justifica, se aproxima a ellos y les sirve.

Xóchitl, se avizora, será la nueva Corintia Oregon, la ex regidora xalapeña, duartista, coordinadora de las juventudes del gobernador y ahora dirigente del PRI en Veracruz, que tantos celos provocó y que tantas carencias, limitaciones patéticas, ha mostrado.

Acosada por la fidelidad, viuda en tiempos de Fidel Herrera en el gobierno de Veracruz, denostada en los días de Javier Duarte, pasa Xóchitl Tress a ser hoy la nueva directora de Espacios Educativos del gobierno estatal, un área con miles de millones de pesos de procedencia federal, una caja chica para financiar campañas priistas, un polvorín que hace volar a quien suscribe sus operaciones.

No se sabe qué capacidades tiene Xóchitl Tress, como dice el gobernador Javier Duarte. Sin un cargo público, echada del DIF de Rodríguez Clara, donde sólo calentaba la banca, la “viuda alegre” tampoco le distingue la lealtad. Su suplente en la campaña para diputada le renunció, bateó a los panistas que se le acercaban y acabó distanciada hasta de su familia política.

Llega ahora a la nave de la prosperidad, no por méritos ni por brillantez. Capitalizó el escándalo, sus senos al aire, el romance pasional con quien catalogaba ser el asesino de su marido y el nuevo amor con sus verdugos.

Muestra las tetas y te contrata el gobernador.

Archivo muerto

Trenzado en guerras de diatribas, Alberto Silva Ramos hace lo que todo jefe de prensa debe evitar: agitar las aguas, generar torbellinos y empinar a su patrón. Debatió —si a eso se le puede llamar debatir— con Miguel Ángel Yunes Linares sobre la violencia que se reedita en Veracruz, los hechos de Xalapa, los de Veracruz puerto. Yunes, provocador, jaló el gatillo; llamó bobo al gobernador Javier Duarte. Aludía a la balacera del sábado en la capital. “Y el bobo Duarte dice que no pasa nada”, punzó el ex candidato panista al gobierno de Veracruz. Respondió el vocero del gobernador que por la acción de la policía se abatió a un delincuente, se recuperó un automóvil y se aseguró armamento. Yunes erró. Preguntó si el muerto era el portero de la filial Sub 17 de los Tiburones Rojos, otro hecho, ocurrido éste en el puerto jarocho. “¿No les da vergüenza al bobo y a todos ustedes?”, replicó. Dijo El Cisne parlanchín que no politizara una tragedia. Y entonces el tema fue el significado del término “politizar”, cada uno montado en su macho. Se lee en uno de los tuits del vocero del gobernador llamar “torpe” al panista. De Yunes se sabe que no deja pasar una, que provoca, que irrita a Javier Duarte, que lanza dardos de veneno letal. ¿Pero no está acaso El Cisne Silva para evitar que la controversia vulnere a su patrón, que mientras menos se increpe al gobernador, mejor? Sabida es su proclividad al protagonismo, pero no en agravio de quien lo puso en la Coordinación de Comunicación Social. Sabida también su ignorancia en asuntos mediáticos, redes sociales, donde suele ventilar su espíritu carcelero. Sabido que por lo que se le paga –y que es una millonada— cualquiera puede hacerlo mejor. Silva es asiduo a la trampa, a las que pone y las que lo atrapan. Va una… Contadísimos son los municipios que faltaron a la entrega de sus estados financieros; Coatzacoalcos es uno de ellos. Dejó de presentar los que corresponden a diciembre de 2013 y enero de 2014. Genera así una amonestación, riesgo de perder beneficios y participaciones federales, y estar en la mira del Congreso de Veracruz. Y si a eso se agrega que es la fecha que no a designado al responsable de la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información, al lectura es que la fruta está comenzando a pudrirse cuando aún no termina de madurar… Querían Mónica e Iván, los herederos del Clan de la Succión, tener su nido en Veracruz. Hallaron un edificio de lujo y en él, un apartamento que colmó sus expectativas. Cerraron la operación. Pero había algo mejor, un penthouse, ya vendido. Quisieron conocerlo y, por supuesto, se deslumbraron. ¿Quién lo compró?, preguntaron. Una persona de Coatzacoalcos, precisamente. Su nombre: Mariano Moreno. Con cara de ¡what! cruzaron miradas. Pues cuánto robó el ex tesorero para hacerse de mejores propiedades que sus amos. Y luego se dedicó a lavar lo hurtado con gasolineras y lotes de autos… Manchado como está, insiste Renato Tronco Gómez en llevar la elección extraordinaria en Las Choapas a la suciedad y el descrédito. Impuso ahí como representante del Congreso de Veracruz a Erika Reyes Escobar, la operadora del fraude con el que pretendió que su hermano, Miguel Ángel Tronco, fuera alcalde, y lo sería si no fuera porque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación echó a la basura la marrullería. Sobre Erika Reyes hay un repudio total, generalizado, por solapar la compra de votos, permitir el uso de recursos públicos a favor de los Tronco en la modalidad de la promoción de imagen en anuncios espectaculares del ayuntamiento de Las Choapas con su respectivo empleo del alumbrado público, así como la promesa de obras de pavimentación y drenaje a cambio del voto a favor del PRI. Mala señal que Erika Reyes la conserje del fraude tronquista, sea la representante del Congreso ante el órgano electoral. ¿O será que pretenden que el Trife les vuelva a tumbar la elección?… Más que puesta, la negociación Publicidad Vial, de Marco César Theurel Cotero –“Te rompo tu puta madre”—, para hacerse del contrato para la propaganda del Festival Internacional de la Salsa y Expo Feria, como en sus buenos tiempos. Dicen los insiders que tienen con qué hacer que toda la carga de trabajo sea suya; que Lady Panteones, la regidora Martha Hernández Montalvo, dará el sí con el aval de Andrés Azuela, organizador de dos de los eventos, y de la síndica, Alejandra Theurel Cotero, la hermana incómoda de ya sabes quién, la que manda en Publicidad Vial…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

http://www.informerojo.com

twitter: @mussiocardenas