Cuanto Más Corta La Falda, Más Grande… La Economía

FaldasSlider2

¿Sabías que hay una teoría que vincula la bonanza de los países con el largo de las faldas de tus mujeres? Te damos pretextos para que convenzas a tus compañeritas de “enseñar pierna”.

Por @PlayboyMX

Y aunque parezca broma, se le conoce como “Teoría del dobladillo” o Hemline Theory en el idioma original de George Taylor, especialista estadounidense que realizó su controvertida propuesta en 1920. Según George Taylor, la bolsa y la falda están íntimamente ligadas porque, cuando la una sube, la otra se acorta. He aquí la demostración:

En los años 20, la falda se lleva por la rodilla, lo cual, en la época, significa corta. Wall Street se comporta bien.
En los años 30, tras el crack de 1929, las faldas se ocultan bajo largos atuendos.

En oposición a lo anterior, una de las explicaciones que la economía sostenía frente al boom de la minifalda es que frente a costos superiores en textiles y confección, los diseñadores preferirían mantener sus faldas más cortas para abaratar gastos.

Faldas2

Según Taylor, la repetición del boom de la falda corta concordaba con momentos de crisis económica a través de la historia: los años ’20 con la gran depresión, en los ’60 con el cierre de fábricas y proliferación del desempleo y durante los ’80 con la caída de la bolsa. La teoría goza de gran popularidad a pesar de sus detractores, quienes coinciden que, por ejemplo, durante los años ’60 no existían más alternativas en el vestir femenino que las minifaldas.

Interesante es el ángulo que Harold Koda, del Museo Metropolitano de Nueva York, le otorga al asunto. Según él la minifalda no es una causa para la buena economía, sino una consecuencia de la mala, algo así como un motivador social: ” Cuando estamos psicológicamente abatidos, sumidos en el pesimismo, tendemos a cubrirnos, y eso implica que nos ponemos mangas largas, escotes menos pronunciados, faldas largas y medias”.