Fuera de Foco

silvia NuñezEl “destape” de Yunes Zorrilla

Por: Silvia Núñez Hernández

El informe de actividades de José Yunes Zorrilla en el Word Trade Center (WTC) tuvo de todo. Desde personas acarreadas de diversos puntos del estado, apoyados por los permisionarios del transporte público; también servidores públicos uniformados todos con sus guayaberas blancas, alcaldes, senadores, diputados federales y locales, líderes de diferentes organizaciones y burócratas de medio y bajo perfil.

Todos marcharon por la pasarela del “besamanos” y así brindar todo su apoyo a lo que a todas luces era el “destape” del legislador con miras a la carrera por la candidatura a la gubernatura del estado de Veracruz. Un mitin político completo y aunque lo niegue una y otra vez, dígame usted amable lector, cuando ha conocido a un político que diga la verdad. Si tiene el nombre de uno, entonces háganoslo saber para externarle una disculpa haberlo incluido en el común denominador.

Como siempre la desorganización imperó y era más que evidente. Hubo de todo, lambisconería hasta empujones para así lograr ingresar a los pasillos de los salones Ulúa donde era el acceso para aquellos que traían en sus cuellos gafetes de “invitados especiales”. El banquete informativo fue que estos, desesperados empujaban para poder ser vistos por su futuro candidato a la gubernatura. Los vigilantes, se dieron controlar el acceso de los invitados-acarreados al gran “salón de la fama”, recibieron la orden de cerrar las puertas definitivamente debido que en su interior se encontraba totalmente rebasado en su capacidad. Desesperados quienes recibieron un portazo de nariz, empujaron y empujaron las puertas para ingresar por la fuerza –cual bestias incivilizadas son, que le puedo decir, son priístas- logrando con ello, que los porteros tuvieran que dejarlos pasar para evitar una confrontación violenta y que los medios de comunicación –en interior- estaban dispuestos a capturar a través de sus cámaras de video y de fotografía.

La opulencia era más que evidente, pero ni esto pudo suprimir el vacío del Informe leído por José Yunes Zorrilla –Pepe para sus cuates- quien sólo atinó a brindar una perorata futurista –como siempre- de lo que pensaba hacer en el 2015 y ensalzar la única iniciativa que atinó a promover en el pleno legislativo y regocijarse de las reformas emitidas por el presidente de la República, que orgullosamente dijo apoyó para poder decir el día hoy que México tiene rumbo. Lo que no nos dijo fue rumbo a donde. Tal vez por vergüenza no nos quiso ubicar y decir: “rumbo al precipicio” o “a la barbarie”.

La negación de los senadores que acompañaron a su homologo sobre si este ostentoso evento era un literal destape del legislador no nos extraña, pues lo mexicanos sabemos se “tapan con la misma cobija”. Tanto Yunes Márquez como Yunes Landa, argumentaron que este tenía todo el derecho a llevar a cabo la lectura de su informe de la forma que lo estaba llevando. Habría que preguntarles a los ciudadanos si están de acuerdo que se siga utilizando los recursos de los veracruzanos para malgastarlo en este tipo eventos que no beneficia más que a su interlocutor.

Entre Yunes te ves, al cabo –aunque lo nieguen- todos son de la misma familia y el “pellejo” duele más que la camiseta.

Las porras de los acarreados no pudieron faltar en dicho acto proselitista que el senador estaba realizando. Constantemente interrumpían al legislador y con un “Yunes, Yunes” o un “Chiquitibum a la bim bom ba” demostraban con ahínco y orgullo, su eficiencia y la causa para lo que fueron acarreados.

Mientras tanto en otro de las salas del WTC –específicamente en el Tajín 4- acomodaron a las personas que fueron trasladas en camiones y quienes se tendrían que conformar con ver y escuchar la lectura del documento del senador, a través de pantallas. Viajar tanto desde Perote, Coatzacoalcos, Córdoba y diversos municipios donde fueron trasladados en camiones “chatarras” para verlo por “tele”. Nombre pues consideramos que dicho acto es para construir el espejismo sobre cómo la gente de bajos recursos apoyan al senador. Cuando como siempre, sabemos que son utilizados por sus líderes, quienes no se tientan el corazón de ponerlos como “carne de cañón” y con promesas –llámese por ignorancia, para no decirles otra cosa- son llevados a las concentraciones masivas por una torta, un refresco y una módica cantidad de dinero, mientras quienes los mueven, son los que verdaderamente les cobran a los “organizadores” fuertes sumas de dinero. El mismo cuento de siempre amable lector.

El cinismo se evidencia, cuando los acarreados son también uniformados y sentados en sillas instaladas en “glayola”. Luciendo todos sus pañuelitos rojos en el cuello y camisetas blancas con el logo de Pepe Zorrilla, dóciles y permisivos, viéndonos con poco de miedo y recelo a quienes les tomábamos fotografías.

Al término del evento, los medios de comunicación fueron llevados a un espacio acondicionado dentro de uno de los salones, para realizar una conferencia de prensa, donde los representantes de los diversos medios de podían preguntarle al senador lo que no había quedado ambiguo en su “informe” de actividades de su segundo año como legislador. Por cierto podemos adicionar que fue mucho gasto para no escuchar nada en su paso a la curul.

El candidato, perdón el senador, luego de terminar la lectura de su documento se dispuso a enriquecer su ego al saludar a cada una de las personas acarreadas a su majestuoso evento. El trayecto le costó a la prensa esperar una hora con 39 minutos a que el legislador se dignara atenderlos. Cuando al fin llegó, muchos colegas ya habían decidido irse, pues argumentaron que su nivel de tolerancia había llegado a su tope.

Con el ánimo de hacerse el “gracioso” el legislador quiso hacer lo mismo de saludar mano por mano a los medios ahí presentes, pero al ver que muchos –entre ellos una servidora no estábamos como quien dice contentos- tuvo a bien de sentarse y disponerse a responder las preguntas las cuales todas, fueron cuestionamientos de lo que no se oyó dentro de la perorata de destape como candidato a la gubernatura del estado de Veracruz.

Evasivo como siempre, el legislador contestaba las preguntas. Ninguna pregunta incomoda la respondió. Desacertadas en algunas ocasiones las respuestas en donde nunca vaciló en salir a la defensa de su presidente de la República, Enrique Peña Nieto y hacerse el omiso al gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Se puede decir amable lector que fue “pan con lo mismo”. La misma estrategia, los mismos métodos priístas, la misma forma de gastar el dinero de los veracruzanos para fines proselitistas, la misma vaguedad del discurso.

Ningún real cambio. Al puro estilo priísta, dicho destape dejó bien claro que no le cambiarán ni un apéndice a la única forma de subsistencia. Hacer amarres con líderes charros –el día de ayer le tocó a los sindicatos cañeros- para poder contar con su voto en el su futura candidatura, utilizar y malgastar el dinero de los veracruzanos para acarrear, para comprar voluntades.

Yunes Zorrilla sabe que no hay forma de llegar a su soñada aspiración a gobernar el estado de Veracruz. Aunque su familiar –Fernando Yunes Márquez- advierta que en el estado si gobernará un Yunes, pero este será azul.

Lo cierto es que la sociedad está harta de este tipo de políticos, de las promesas incumplidas, de la falta de compromiso, de la corrupción y la cobija tan grande con la que se tapan.

Valora este artículo1 2 3 4 5 (6 votos)
Publicado en Fuera de Foco

Silvia Núñez Hernández
Silvia Núñez Hernández
Licenciada en Ciencias y Técnicas de la Comunicación, directora general y columnista. Sustenta su trabajo, tras 23 años de ejercicio periodístico adquirido en diversos medios de comunicación situados en el estado de Veracruz. Su principal objetivo dentro de su carrera profesional es ofrecer a la ciudadanía una editorial ética y objetiva. Un espacio donde los temas sociales y políticos, son analizadas con una visión crítica, con la finalidad de mostrar una perspectiva sustentada y razonada sobre la problemática social de Veracruz y de la República Mexicana.

Quejas y comentarios:

fueradefoco@agnveracruz.com.mx

fueradefoco67@gmail.com

Twitter: @AGNVeracruz

Facebook: AgnVeracruz