En Contraste

293277_2244197099767_2761764_nOscar Coria Reyes

Nadando entre tiburones

Fidel Kuri Grajales, nombre que se escucha de manera recurrente en los últimos meses, vinculado sobre todo al escándalo por su peleas, rabietas o por vinculársele como propietario de los tiburones rojos del Veracruz, empresario y ahora candidato electo por Partido Revolucionario Institucional en el distrito XV con cabecera en Orizaba y que comprende los municipios de Alpatlahuac, Aquila, Calcahualco, Coscomatepec, Chocaman, Ixhuatlancillo, Maltrata, Mariano Escobedo, Nogales, Orizaba, La Perla, Río Blanco y Tomatlan.

Kuri Grajales, tras un largo proceso de selección de candidatos y tras haber estado a punto de desertar de las filas del tricolor por negarle la candidatura a la alcaldía y a quien, se dice el partido acción nacional, le “ofreció” ser su abanderado en las pasadas elecciones municipales (con el pago de una “pequeña” gratificación por la candidatura), enfoco sus baterías en un proyecto que se antojaba difícil, como lo era y en estos momentos ya no se ve tan difícil, de mantener al equipo escualo de futbol en la primera división. Equipo que le heredaron con deudas y muchas broncas, sobre todo de tipo laboral y de otra índole, las cuales tendrá que enfrentar tarde que temprano.

Ahora ante la expectativa que causa de forma natural el partido de este fin de semana entre el América y el Veracruz, pues todos los reflectores voltean a él, lo cual le permite de alguna manera estar presente en el ánimo de la afición jarocha y por ende la de su distrito a donde se sabe ha destinado gran cantidad de boletos para que gratuitamente gente de su “partido” asista los juegos de futbol.

A este político se le conoce por ser muy “esplendido” cuando se trata de hacer campañas electorales, motivo por lo cual todos aquellos “expertos electorales” se le han acercado para ofrecerle sus servicios, esperando obvio ser retribuidos por sus “asesorías y operatividad”, situación que si bien no es anómala, si implica que tanto él como su equipo de trabajo, se integre por los mismos de siempre, dejando de lado a los que realmente le pueden operar y aportar los votos necesarios para poder ganar este complicado distrito por su complejidad en la extensión, traslado y diversidad de colores en él.

Recordar que los priistas de entrada ven a Fidel Kuri Grajales con un símbolo de pesos, más que como representante de su partido, pero de igual forma hay algún sector de la población que sabe la contraparte, como en el caso de un grupo de estudiantes de derecho de la generación del 2000 de la UV en Sistema Abierto, que aún recuerdan cuando fueron a solicitarle su apoyo para su graduación y quienes con desplantes altaneros y hasta groseros fueron casi corridos de su oficina por gente muy allegada a su persona, indicando que no los podía recibir y que no los podía poyar. Pequeñas facturas que con el tiempo se cobran.

Pero pues por el momento, de ganar los tiburones rojos, el mismo momento le favorecerá a Kuri Grajales, porque recordemos que la afición esta con el equipo mientras gane, cuando no, se sabe que la misma afición les da la espalda, así que esperemos que ese efecto no llegue hasta el proceso electoral en ciernes y le permita competir y ganar por el distrito XV, donde como objetivo principal, debiera de ser el de limar asperezas y concertar con los otros aspirantes que quedaron en el camino, como el caso de Elvia Ruiz y Tacho Mendizábal, además del obvio acercamiento con la militancia real que no ha sucedido.

Comentarios, críticas y/o sugerencias: oscar_coria4@hotmail.com oscar.coria4@gmail.com