Fuera de Foco

Cuitláhuac y Miyuli, los únicos adversarios del PRI

silvia NuñezPor: Silvia Núñez Hernández

Al fin el Organismo Público Local Electoral (OPLE) concentró a todos los candidatos a la gubernatura del estado de Veracruz para realizar el tan esperado debate de los “suspirantes” para que dieran a conocer a la ciudadanía la forma de como gobernarían en el caso de llegar a dirigir el estado de Veracruz. El encuentro me dejó algo muy claro, que sólo existen tres candidatos reales y que el resto, sólo fueron incluidos como simples distractores y divisorios del voto. Su finalidad de estos candidatos satélites del PRI, es que en dicha contienda su presencia es para únicamente continuar recibiendo las prerrogativas de sus partidos y cumplir con la cuota de votos –porque de ahí se compran sus mansiones y carros de lujos- y también dividirles la preferencia por parte de la sociedad en las urnas a los adversarios genuinos del candidato del Partido Revolucionario Institucional –con su ramillete de partidos satélites con los que va en alianza- Héctor Yunes Landa alías “Yo sí sé”. A diferencia del candidato de Movimiento Ciudadano, Armando Méndez de la Luz que sabe que sólo ganará los tres mil votos necesario para no perder el registro de su partido y curiosamente dio a conocer que va declinar por Cuitláhuac García, cuando siempre han sido parte de la comparsa del PRI.

Sintiendo mucha pena por ellos al no considerarles la posibilidad siquiera de permitirles el espacio de esta entrega para poner sus nombres, pudimos constatar que los candidatos satélites iban con todo para instaurar un ataque constante al panista/perredista, con la finalidad de apoyar al priísta, Héctor Yunes Landa. Todo esto me hace poder advertir que los genuinos contrincantes del candidato del PRI son:

-Cuitláhuac García Jiménez, abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

-Miguel Ángel Yunes Linares, candidato del Partido Acción Nacional (PAN) con alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Párenle de contar. Los demás, no deberían ni ser considerados por parte de la ciudadanía, el hacerlo, es tirar el voto al bote de la basura y permitirle que el PRI por medio de su “voto duro” –es decir por el voto de su militancia- gane una ventajosa posición con relación a los otros dos candidatos.

El priísta Héctor Yunes Landa cada sufre una dolorosa caída libre. Su estrategia política es la misma que utiliza el tricolor desde más de 80 años. Es arcaica y obsoleta, por lo tanto ofensiva e indigna. Campañas de desprestigio en contra de sus contrincantes fuertes, mecánicas de opresivas para obtener el voto [muchos sectores de Veracruz acusan que sus líderes los están presionando para que entreguen sus credenciales de elector para apoyar a Landa], distribución de comida y despensas de pésima calidad para las zonas más marginadas. También la situación que actualmente ocurre en el estado [secuestros, Los Porkys de Costa de Oro, la explosión de Clorados III en el complejo Pajaritos en Coatzacoalcos, por citar algunos] ha mermado a este ignorante aspirante a la gubernatura a castigarle con desprecio [se logra detectar en los espacios de expresión ciudadana en las diferentes redes sociales].

Los ciudadanos no pueden considerar atribuirle el “triunfo” en el debate de anoche a ningún “suspirante” a la silla de dos años -que arbitrariamente impuso Javier Duarte de Ochoa en contubernio con el poder legislativo local- [aunque para los candidatos participantes siempre salgan con “batea de babas” de que ellos fueron los que ganaron este ejercicio democrático]. El acto es meramente informativo, pues se infiere que aquí los aspirantes pudieron dar a conocer sus propuestas en dos temas incluidos por parte del OPLE, que fueron “Economía y Empleo”, “Seguridad y Justicia” y “Desarrollo Social”, “Política, Gobierno y Cultura Democrática” y por último, “Educación y Cultura” y “Salud”.

Lo relevante del debate es que mi apreciación personal, Cuitláhuac García Jiménez logró realmente provocarlo al candidato panista un grado de dificultad en la preferencia social. Este fue bastante congruente y realista al decir de las problemática que mantendrá el siguiente gobierno de Veracruz, el cual padecerá en los próximos dos años. Todo ello provocado por el sujeto más repudiado y odiado en el estado, Javier Duarte de Ochoa. El candidato de Morena sonó congruente y propositivo, lo único que en lo personal me molesta de él, es su actitud de “salvador” o “el rayito de esperanza” que intenta asumir, lo cual lo hace ver petulante y soberbio. Me molesta enormemente. No dudamos de su capacidad intelectual [aunque conocemos poco de su trayectoria] pero su estrategia no le abona.

Otro aspecto que en lo personal me llamó me agradó fue la estrategia de Miguel Yunes Linares con relación a los ataques constantes de Héctor Yunes Landa –su primo hermano-. La pericia “habla con mi mano” debió haber sido frustrante para el candidato de Manlio Fabio Beltrones. También fue muy notorio que el aspirante rojo en su afán de “joder” a Miyuli, utilizara todas y cada una de las “cantaletas” del gobierno duartista. Que si su foto con Francisco Colorado, alías “Pancho Colorado” quien lleva un condena en Estados Unidos por lavado de dinero; que si las casas del candidato albiazul y hasta lo retó abrir sus casas a “veracruzanos dignos” –que seguramente él elegirá- para que constante que su primo vive mejor que él.

Esperemos que la sociedad veracruzana haga conciencia y se prepare realmente a sacar del poder a este mal gobierno. Ni el abstencionismo ni tampoco votar por los candidatos satélites abonan. Si realmente quieres sacar al priismo del poder, vota por el candidato de Morena o del PAN-PRD, no hay más candidatos. Los otros, puro distractor social.