Veracruz. Análisis de las propuestas de los candidatos a gobernador 2016

Hilario Barcelata

Hilario Barcelata Chávez

1.- CUITLÁHUAC GARCÍA HACE PROMESAS IMPOSIBLES DE CUMPLIR. ¿IGNORANCIA O DEMAGOGIA?

Los candidatos a gobernador en Veracruz se han excedido en sus promesas, algunos han propuesto disparates y otros han exhibido ignorancia y populismo.

Tal vez porque no les importa la factibilidad de sus propuestas, tal vez porque no saben cómo calcular el costo financiero de cada compromiso, tal vez porque lo único que les importa es obtener el poder y eso se logra con un discurso que convenza aunque no tenga sustento.

Hasta donde van las campañas que ya casi concluyen, el mayor de los excesos lo ha cometido el candidato de MORENA, Cuitláhuac García Jiménez, quien no parece tener una idea del compromiso que representará cumplir con las propuestas que ha ofrecido, o la tiene pero opta por mentir para ganar el voto. Pero en su afán, insulta la inteligencia de sus seguidores, que tal vez no se dan cuenta de estos excesos de ignorancia o demagogia.

En el documento “Propuestas” publicado en su sitio web (http://www.cuitlahuacgarcia.com/about/propuestas/) podemos encontrar las propuestas de este candidato, entre las que sobresalen cuatro muy cuestionables, que son imposibles de cumplir por la cantidad tan grande de dinero público que se requiere para financiarlas, y por lo mismo, son infundadas y falaces. Veamos:

1.- “Pensión para TODOS los adultos mayores del estado, de 1,100 pesos mensuales. En Veracruz, de acuerdo con la “Encuesta intercensal 2015” de Inegi, hay un total de 981,011 adultos mayores (personas de 60 años y más) por lo que si se le va a otorgar una pensión a cada uno, entonces el gobierno tendría que hacer un gasto de 12,949 millones de pesos anuales (mdp), que resultan de multiplicar el número de adultos mayores por el valor de la pensión y el resultado por doce meses.

2.- “Pensión a las madres solteras del estado”. La propuesta no dice de cuanto sería la pensión, pero puede suponerse que tendría que ser, al menos, igual a la que se otorgará a los adultos mayores. En Veracruz según la “Encuesta intercensal 2015” hay un total de 1,476,334 madres solteras, por lo que otorgarles una pensión de 1,100 pesos mensuales, equivale a un gasto gubernamental de 19,487 mdp, que resulta de multiplicar el número total de madres solteras por el valor de la pensión y luego por doce meses.

3.- “Pensión a los discapacitados”. Aquí tampoco se menciona el monto de la pensión, pero podemos suponer, que si se pretende dotarles de un recurso que sirva de algo para mejorar su situación, éste tendría que ser, al menos, igual a la de los adultos mayores, es decir de 1,100 pesos. En el estado, según la “Encuesta intercensal 2015”, hay un total de 315,110 personas con discapacidad, por lo que el gasto que debería realizar el gobierno para cumplir este compromiso sería de 4,149 mdp anuales, lo que resulta de multiplicar el número de discapacitados por el valor de la pensión y luego por 12 meses.

4.- “Beca a todos los alumnos de bachillerato”. No se aclara cual sería el monto de la beca, pero podemos tomar como referencia la beca de manutención que otorga la SEP a estudiantes de licenciatura conocidas como beca “Pronabes” que es de 750 pesos mensuales. En Veracruz el número total de alumnos en bachillerato es de 332,194 personas, por lo que el gasto que debería hacer el gobierno para cumplir con este propósito sería de 2,290 mdp.

Al sumar el egreso total de estos cuatro compromisos de campaña resulta que el gasto que tendría que hacer el gobierno, si Cuitláhuac llega a ser gobernador es de 39,586 mdp.

                          

               

El monto del gasto para cumplir estas promesas es monstruosa, pero si se compara con las disponibilidades financieras que el gobierno del estado tiene cada año, se comprueba que son imposibles de cumplir.

El presupuesto del gobierno del estado para 2016 es de 98,535 mdp. Sin embargo a este monto hay que descontarle lo que le corresponde a los municipios, órganos autónomos, poder judicial, poder legislativo y organismos descentralizados que es de 33,376 mdp. Por lo que la cantidad de recursos de que puede disponer el poder ejecutivo es de 65,159 mdp.

Pero a esa cantidad hay que descontarle 36,998 mdp que es el monto que se destina anualmente para el pago de la nómina del magisterio (profesores de educación básica, media y media superior).

          

Así que lo que realmente puede disponer más o menos libremente el gobernador es 28,161 mdp. Cantidad que tiene que utilizar para atender todas las áreas de gobierno. De modo, que en el hipotético caso de que Cuitláhuac gane la elección y quiera implementar los programas para cumplir con sus promesas de campaña (aún si utilizara todos los recursos que le quedaran disponibles y no gastara en nada más) no le alcanzaría para cumplir sus promesas.

No se vale mentir para obtener un voto y por supuesto tampoco se vale insultar la inteligencia.

2.- HÉCTOR YUNES. LA FALACIA DE LOS EMPLEOS Y LAS PROMESAS VACÍAS

Los candidatos a gobernador en Veracruz se han excedido en sus promesas, algunos han propuesto simples ocurrencias y otros han exhibido ignorancia y populismo.

Héctor Yunes Landa candidato del PRI a la gubernatura de Veracruz ha ofrecido como una de sus principales promesas de campaña, crear 91,000 empleos bien pagados durante su primer año de gobierno (http://hectorgobernador.com/)

Debido al estado de emergencia económica en que se encuentra Veracruz, la oferta resulta atractiva para el electorado, pero su factibilidad económica y financiera resulta muy cuestionable, lo cual no parece preocupar al candidato, quien no parece tener una idea del compromiso que representará cumplir con esa y otras propuestas que ha ofrecido, o la tiene pero no le importa.

De acuerdo con diversos estudios, el costo promedio en que incurre el gobierno para crear un empleo, es de 50,000 pesos, por lo que el gasto que debe realizarse para cumplir la meta de 91,000 es de 4,550 millones de pesos, una cantidad de dinero que el candidato no ha aclarado como va a obtener, porque en las condiciones de quiebra técnica en que se encuentran las finanzas públicas de Veracruz, no existen recursos disponibles en esa magnitud, para cumplir dicho propósito.

Pero además, la promesa es falaz porque la meta es prácticamente imposible de alcanzar dadas las condiciones actuales de la economía veracruzana y el futuro que se prevé, dada la crisis del precio del petróleo, la reducción de la inversión en PEMEX y el desempleo masivo que ha generado, así como la crisis de la industrias manufacturera y de la construcción, lo que ha propiciado que de 2010 a 2015 apenas hayan podido crearse 65,348 empleos formales, esto es, apenas 13,070 empleos anules en promedio. Y hay que señalar que durante los últimos diez años, no ha sido posible crear más de 36,000 empleos formales en un año, y que en 2015 se perdieron 1,794 empleos.

     

La misma situación se da al observar el comportamiento de la Población ocupada (que incluye todo tipo de actividad laboral, incluido el empleo informal). Aquí resulta que de 2010 a 2015, apenas se crearon 100,056 puestos de trabajo, esto es 20,011 puestos de trabajo por año en promedio, sin perder de vista que de 2012 a 2015 se perdieron 44,931, es decir casi 15,000 puestos de trabajo perdidos por año.

Pero además, existe una imposibilidad técnica para poder crear y sostener  tantos empleos, aun en el hipotético caso de que pudiera realizarse ese gasto. La economía veracruzana se encuentra inmersa en una profunda crisis económica de la cual tendría que recuperarse para poder generar empleos, para ello tendría que establecerse una estrategia de crecimiento económico que permitiera aumentar la inversión privada, la creación de nuevas empresas y el consecuente incremento de la producción. Por ello, se observa una tendencia decreciente del valor de la producción total, que muestra una profunda caída desde 2012 y que en el último trimestre de 2015 mostró una reducción de -2.5%

Por si fuera poco, el candidato Héctor Yunes ofrece una amplia lista de compromisos de campaña, cuyo cumplimento en la práctica pueden representar muchos miles de millones de pesos que no estarán disponibles. Desafortunadamente sus propuestas de campaña no están detalladas en términos de metas cuantitativas para poder hacer un análisis más específico de cada una de ellas, pero a juzgar por su contenido, el costo es enorme según puede verse en la siguiente lista:

En ningún caso se aclara cuanto se invertirá ni a quienes y a cuántas personas se beneficiará, es decir, son propuestas vacías, huecas, que podrían no resistir un análisis serio y objetivo y quizás por eso mismo sólo se enuncian como buenos deseos, sin rigor y seriedad y por eso no son sino falacias.

3.- MIGUEL ÁNGEL YUNES. APOYOS FISCALES Y SUBSIDIOS SIN SUSTENTO PRESUPUESTAL.

Los candidatos a gobernador en Veracruz se han excedido en sus promesas, algunos han propuesto simples ocurrencias y otros han exhibido ignorancia y populismo.

Miguel Ángel Yunes centra sus propuestas en un uso desmedido de los incentivos fiscales y los subsidios con el propósito de generar crecimiento económico, mejorar el empleo y atraer nuevas inversiones, pero en ninguna de esas propuestas representa un instrumento de impacto económico considerable, además de que en conjunto no constituyen parte de una estrategia integral de desarrollo económico sino esfuerzos aislados que sólo tendría efectos limitados regional y sectorialmente.

La “generosa” política fiscal que propone debería tomar en cuenta que Veracruz pasa por la peor crisis financiera de su historia y que no sólo hay fuertes limitaciones económicas, sino que, además, existe una deuda pública gigantesca. Por ello, una estrategia de crecimiento económico basada en el otorgamiento de incentivos fiscales y subsidios a los productores y a las empresas generaría un enorme peso al presupuesto del gobierno, estrecho y limitado.

Por otra parte hay que señalar el hecho de que, aunque la magnitud de los ingresos públicos es limitada, propone reducir la tasa del impuesto a la nómina del 3 al 2%, lo cual representará la reducción de casi 600 millones de pesos en el presupuesto estatal. Es cierto que el incremento de la tasa autorizada el año pasado fue una pésima decisión, pero  también lo sería revertirla en este momento en que el gobierno del estado pasa por un momento de profunda debilidad y es altamente vulnerable a cualquier intención de reducción de los ingresos o incremento del gasto. Por el contrario, hay que fortalecer la capacidad recaudatoria del gobierno y para ello habría que atender la propuesta de los propios empresarios del sector turístico que han solicitado que se implemente nuevamente el Impuesto a los servicios de hospedaje, que es un impuesto que además de que sirve para financiar la promoción del turismo en Veracruz, tiene la característica de ser muy progresivo porque lo pagan primordialmente los turistas en función al costo del hospedaje y no afecta necesariamente a los consumidores locales en sus consumo doméstico diario.

En las restantes propuestas de campaña se observan también fuertes compromisos presupuestales como es el caso de las referidas al mejoramiento de la infraestructura en salud, cada una de las cuales por si misma puede representar gastos que podrían no estar al alcance de la próxima administración, particularmente porque no hay un margen tan amplio para genera ahorros y no se está proponiendo ningún mecanismo de incremento de los ingresos.

Falta una definición más clara y precisa respecto al monto del gasto que se estaría realizando en cada una, quienes serán los beneficiarios de esas políticas públicas, qué regiones, que sectores, que empresas, qué productores y cuáles serán las fuentes de su financiamiento. Sin esta información, la propuesta se vuelve imposible de ser valorada por el elector como algo cierto y creíble y el voto se confunde y se desorienta.