Estudio revela que las plantas sienten cuando las tocan

las-plantas-sienten-cuando-las-tocanCientíficos australianos han encontrado pruebas de que las plantas sienten cuando las tocan

Aún cuando las plantas no tienen cerebro y no perciben usando los sentidos como nosotros, pueden cambiar a nivel fisiológico y genético dependiendo de las estimulaciones que estén recibiendo, ya sea que perciban unas cuantas gotas de lluvia sobre ellas o una palmadita.

Aunque la gente generalmente asume que las plantas no sienten, esto demuestra que en realidad son muy sensibles a ello. Mientras que las plantas no parecen quejarse cuando pellizcamos una flor, las pisamos  o simplemente las rozamos al dar un paseo, son plenamente conscientes de este contacto y están respondiendo rápidamente.” Comparte Olivier Van Aken de la Universidad de Australia Occidental.

Las plantas son totalmente conscientes del entorno que les rodea, por ejemplo saben cuando un insecto u otro animal comienza a masticarlas y responden liberando químicos para detener la acción. Incluso son capaces de comunicarse entre sí a través de redes subterráneas de hongos, de esta forma se mantienen informadas ante potenciales amenazas.

Cuando unas gotitas de agua se pulverizaron sobre la superficie de una planta, los científicos descubrieron que la  planta comenzó a cambiar la expresión de miles de genes, esta respuesta comenzó a los pocos minutos de que ocurriera la pulverización y se detuvo media hora después.

Hemos sido capaces de demostrar que esta respuesta no fue causada por cualquiera de los compuestos activos de la pulverización, sino más bien por el contacto físico causado por el agua cae de aterrizar en la superficie de la hoja. A diferencia de los animales, las plantas son incapaces de huir de condiciones perjudiciales. En cambio, las plantas parecen haber desarrollado sistemas de defensa al estrés intrincados para percibir su entorno y así responder apropiadamente al peligro.” Explicó Van Aken.

El estudio también reveló dos proteínas que pueden “apagar” las respuestas de la planta cuando es tocada. Esto podría usarse para manipular la flora en ambientes controlados como invernaderos y cultivos anulando la respuesta de alarma ante amenazas que no existen, ayudándolas a crecer de mejor manera.