RETRATO DE ELLA

ella-1280x640.pngPor Nadia Bustos

Parece que le conozco de hace tiempo porque en Ella encuentro lo que he visto en otras. Uno puede adivinar su presente, imaginar su pasado y sentir nostalgia por su futuro.

Ella tiene una mirada mestiza, parecida a la de mi abuela, y su tono de voz claro recuerda a canciones de cuna con fondo de luna llena. Hace un ruido molesto con sus pasos al caminar pero inhunda de fragancia turquesa el aire que mueve con sus caderas.

Pareciera que a Ella le gusta el mar, lo sugiere su piel morena, pero más bien, es cosa de que siempre está buscando estrellas enterradas en la arena.

Las pequeñas manos de Ella hacen mucho con poco, dan todo desde casi nada, “hacen milagros”, dicen los que no saben que son manos mágicas.

A Ella no le gusta pensar demasiado pues se le enredan las ideas en el pelo y no se puede peinar, pero sí le gusta verse en el espejo, con su sonrisa a medias, sin miedo ni vergüenza.

Ella ya no cree en las hadas, ni en dragones, ni brujas, ni hechiceros.

Cree en las flores, en los abrazos, en el sonido y a veces en el tiempo.